Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros productos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que das tu consentimiento a nuestra Política de Cookies.
Acepto | Más información
Jm Peluqueros

Afeitado perfecto con Maquinilla Clásica

blogimage L o primero y más importante no tengas prisa. Haz pasadas cortas, y lentas. No presiones la hoja de afeitar sobre la piel.
Contrariamente a lo que podemos creer, y a lo que hacemos con las maquinillas desechables, la forma de conseguir un buen afeitado, es sin presionar. Si presionas, terminaras cortándote y con la piel irritada. Sin embargo, haciendo pasadas leves, lograrás un afeitado perfecto, más duradero y sin cortes ni irritaciones. Las maquinillas desechables que has estado utilizando hasta ahora, en general, tienen el cabezal flexible coge el ángulo de afeitado.
Al utilizar una maquinilla de hoja de doble filo, tenemos que modificar la posición para evitar cortes y hasta que te acostumbres, te aconsejo que primero apoyes la parte de seguridad de la maquinilla (la parte superior) y luego vayas bajando el brazo poco a poco hasta que la hoja haga contacto con la piel. Así habrás conseguido la posición de 30º.
Deberás acostumbrarte a levantar un poco más el codo colocando en forma casi paralela al suelo.
Cambia la hoja de doble filo, al menos una vez por semana. Compra hojas de afeitar de buena calidad. La vida útil de una hoja de afeitar dependerá de la calidad de la misma y del uso que se le haya dado. Para evitar irritaciones, no utilices las hojas más tiempo del debido.
Para evitar cortes y lograr un afeitado perfecto, será necesario que "estires" la piel . La maquinilla de afeitar se deslizará con más facilidad y además evitarás cortes.
Recuerda que las maquinillas desechables que has utilizado hasta ahora, han sido diseñadas para el hombre que se afeita con prisas, distraído, o perezoso. Si vas a utilizar una maquinilla de hoja de doble filo, deberás hacerlo con cuidado, con tiempo y con paciencia hasta que domines su utilización.
Al principio es normal algún corte, pero una vez que domines la técnica del afeitado con maquinilla de hoja de doble filo, te preguntarás cómo pudiste pasar tantos años sin haberlo intentado.
Este proceso es mejor realizarlo después de la ducha, si no es así tienes que humedecer muy bien la cara con agua caliente todo lo caliente que puedas aguantar.

Paso a Paso

1. Abre el grifo del agua caliente pon la brocha de afeitar bajo el chorro de agua, hasta que las cerdas están totalmente saturadas. Coloca la brocha con las cerdas hacia abajo para que suelte el exceso de agua, hasta que deje de caer en chorro y caiga gotas intermitentes. (No la sacudas, golpees o escurra)
2. Gira la brocha, apoya con suavidad solamente las puntas de las cerdas sobre el jabón y haz movimientos circulares sobre el mismo hasta que comienza a aparecer un poco de espuma lo que nos indica que ya tenemos suficiente para comenzar a aplicarlo sobre el rostro.
3. Movimientos lentos circulares y apoyando solamente las puntas de las cerdas. Tómate tu tiempo, esta parte del proceso es la más importante. Continúa aplicando jabón y haciendo espuma sobre la cara durante un mínimo de dos minutos. De esta forma, la piel tendrá la humedad necesaria, darás tiempo a las propiedades hidratantes del jabón a actuar sobre la piel, y las puntas de las cerdas de la brocha penetrarán más profundamente en los poros, lubricando y protegiendo la piel. No hace falta que la capa de espuma sea demasiado gruesa. Una capa pareja, que cubra lo suficiente para que no veas tu piel a través de la misma, será suficiente.
4. No laves aún la brocha, la necesitarás más adelante.
5. Aféitate en el sentido de crecimiento del vello.
6. Vuelve a aplicar espuma sobre el rostro, de la misma forma que lo has hecho anteriormente, y afeita una segunda vez; esta vez a contrapelo. 7. Una vez que has finalizado la segunda pasada de maquinilla, busca los lugares donde pueda haber quedado "sombra". Aplica, con la brocha, un poco de jabón en el lugar y vuelve a afeitar. Para lograr un mejor resultado, en general lo más adecuado es pasar la maquinilla en sentido diagonal.
8. Lava bien el rostro con agua fría para eliminar restos de jabón y cerrar los poros. Seca el rostro con una toalla, sin frotarlo y aplica loción para después de afeitar, o loción hidratante, que no contenga alcohol.
9. Lava la brocha de afeitar con delicadeza y colócala en posición vertical con las celdas hacia abajo para que escurra y seque

BOOK NOW